A lo largo de la historia del cine muchos presidentes inolvidables de la historia han pasado por la gran pantalla, principalmente Estados Unidos se llevaría el podio al haber llevado al cine películas, series y miniseries biográficas de casi todos los mandatarios que han tenido desde George Washington hasta Barack Obama pasando por algunas importantes películas que relatan la vida de algunos importantes mandatarios de la historia americana como Abraham Lincoln (Lincoln, 2012) dirigida por Steven Spielberg o George W. Bush (W, 2008), John F. Kennedy (JFK, 1991) y Richard Nixon (Nixon, 1995) dirigidas por Oliver Stone. La conexión presidencia-cine en el caso estadounidense es tan evidente que dos presidentes (Ronald Reagan y Donald Trump) eran figuras de la pantalla grande y pequeña antes de llegar a La Casa Blanca.

Lincoln (2012, Steven Spielberg)

Otros mandatarios destacados de la historia universal tanto negativos como positivos como Nelson Mandela (Invictus, 2009), Margaret Thatcher (La dama de hierro, 2011), Winston Churchill (La hora más oscura, 2017), Adolf Hitler (La caída, 2004) o Idi Amin (El último rey de Escocia, 2006) también han pasado por la gran pantalla con excelentes resultados tanto en sus interpretaciones como en los aspectos técnicos y narrativos de las mismas películas en si.

Pero sin duda como en la Távola Santa nos gusta el cine en toda su amplitud creemos que cuando de presidentes y cine hablamos es necesario destacar aquellos que se han valido solo de las películas en las que han aparecido para pasar a la historia, aquellos que tal vez por no haber existido en la realidad se convierten en iconos apreciados y queridos por las audiencias y que muchos de ellos se han convertido incluso en personajes de mayor recordación que algunos de los que han gobernado en la vida real.

Peter Sellers y sus tres papeles en Dr. Strangelove (Presidente Merkin Muffley, Dr. Strangelove, Capitán Lionel Mandrake)

Algunos presidentes cinematográficos que se destacan por impresionantes actuaciones en medio de situaciones caóticas como el impredecible James Dale perfectamente interpretado por Jack Nicholson en Marcianos al Ataque (1996, Tim Burton) aquel presidente que tal vez le pone una de las mayores cuotas de humor negro a está película y que su fracaso en un encuentro pacifico con los marcianos da como resultado una catástrofe de magnitudes mundiales. Otro presidente importante como Merkin Muffley el inútil presidente de Dr. Strangelove (1964, Stanley Kubrick) que toma una de las tres caras interpretadas por Peter Sellers en esa película al lado del nervioso capitán Mandrake y el genio doctor en silla de ruedas que le da nombre a la película, Muffley totalmente incapacitado para tomar las riendas de la situación que ocurre en la película se roba la pantalla cada vez que pueda aparecer en ella, claro, siempre y cuando el Dr. Strangelove interpretado por el mismo actor no le quite el puesto.

Presidente Dwayne Elizondo Mountain Dew Herbert Camacho

Pero el cine permite todo y si quiere que un presidente no solo sea un gobernante sino que ademas sea un héroe de acción, un motivador, una cara bonita, una total estrella pues lo hace y nadie lo ha hecho mejor que Hollywood desde Dwayne Elizondo Mountain Dew Herbert Camacho de Idiocracia (2006, Mike Judge) presidente afroamericano con pinta de gangster, gafas oscuras, pelo largo botas de motociclista y pesadas joyas de oro en su cuerpo que no duda en tomar un fusil para defender a su país. Pero sin duda los más destacables son el presidente Thomas J. Whitmore de El Día de la Independencia (1996, Ronald Emmerich) que afortunadamente para nuestra historia sabía pilotear aviones de guerra importantísimos para luchar contra extraterrestres y ademas sabía dar discursos que motivaban incluso a la audiencia a pelear contra alienígenas y el más importante de todos es el del Avión presidencial (1997, Wolfgang Petersen) película clásica de las tarde de domingo en la que Harrison Ford interpretando al presidente James Marshall tiene todo lo que debe tener un gran héroe de acción y prácticamente se termina enfrentando solo con su fuerza interior y exterior a un grupo de terroristas nada más y nada menos que en un avión en las alturas.

Difícilmente me resulta imaginarme a alguno de los candidatos presidenciales de Colombia peleando con terroristas en la cima de una avión o luchando con alienígenas, o dando discursos que hagan llorar a toda la población de un país sin que nadie este en desacuerdo, pero sin duda agradecemos tener el cine que nos permite desconectarnos del duro escenario político y nos permite ver estos mandatarios irreales, a veces graciosos, a veces odiosos pero sin duda siempre destacables.

 

 

 

 

About the Author

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *